¡Justicia para l@s trabajador@s migrantes de los viñedos!

¿Es usted trabajador de una granja de uvas para vino que quiere salarios más altos, un trato justo, una mejor vivienda y estatus permanente para poder estar junto a su familia?

¡No está sol@! Trabajador@s agrícolas como usted se están uniendo para actuar y lograr el cambio que se merece.

¿Se quiere unir? Use este formulario privado y confidencial para votar sobre los cambios que desea, luego únase a la reunión de organización en junio para obtener más información sobre cómo podemos ganar junt@s.

Todo lo que comparta es privado y confidencial. Su información nunca será compartida sin su consentimiento.

Asamblea: Actualización sobre la campaña de regularización y que sigue

Acompáñenos el jueves 27 de abril a las 8 p. m. (hora de Toronto) para una reunión en línea abierta y anónima para inmigrantes indocumentad@s y simpatizantes en todo el país. ¡Daremos una actualización sobre la regularización, responderemos todas sus preguntas y compartiremos lo que se debe hacer para que ganemos!

UNASE A LA ASAMBLEA A LAS 8PM HORA DE ONTARIO AQUI: https://us02web.zoom.us/j/89999588158

Fui indocumentada en Canadá por 13 años. Ahora lucho por otr@s como yo

Viví con miedo a la deportación y me negaron derechos básicos

Este artículo en primera persona está escrito por Luisa Ortiz-Garza, que vive en Toronto y es organizadora con la Alianza de Trabajadores Migrantes por un Cambio (MWAC).

Estaba fuera de la reunion del gabinete liberal federal en Hamilton, liderando una manifestación de 200 inmigrantes, personas indocumentadas y simpatizantes. Me paré bajo una pancarta de color rosa brillante que decía “Estatus para tod@s”. Comencé mi discurso presentándome.

“Mi nombre es Luisa y yo era indocumentada”.

Eso fue en enero de 2023. Hasta el día de hoy, decir en voz alta que era indocumentada me da miedo.

Tenía 24 años cuando llegué a Canadá desde Guadalajara, México, en 2006. Mis padres y hermanas ya habían emigrado a los Estados Unidos, porque encontrar trabajo en México era difícil. Había terminado una licenciatura en artes visuales en México, y después de casi un año de búsqueda, el único trabajo que pude encontrar fue uno mal pagado en un centro de llamadas. Ese lugar solo contrataba a personas con diplomas de preparatoria para pagar salarios más bajos, así que mentí sobre mi título universitario. Es por eso que también decidí venir a Toronto con la esperanza de encontrar un trabajo y una vida mejor, porque no había muchas oportunidades laborales para mujeres jóvenes como yo en México que garantizaran un futuro.

Unos meses después de mi llegada, conocí a mi ahora esposo, quien también era de México y vivía en Canadá. Nuestras visas de turista estaban por vencer, pero decidimos arriesgarnos a quedarnos aquí aunque eso significaría que no tendríamos documentos. Teníamos miedo de quedarnos sin papeles, pero también sentíamos que no teníamos opciones. Estaba embarazada y no teníamos nada a que volver a México.

Nuestro primer hijo nació en 2008. En ese momento, yo trabajaba en una planta empacadora de frutas y verduras en Mississauga, Ontario. Tan pronto como mi gerente se enteró de que estaba embarazada, me despidieron. Como no era residente permanente ni ciudadana, acceder a los beneficios del seguro de desempleo no era una opción. Estar embarazada y sin trabajo se sentía como si estuviera cayendo del cielo sin paracaídas. Sabía que lo que hizo mi gerente no estaba bien, pero tenía que estar callada porque era indocumentada.

Era solitario y aterrador tener un recién nacido sin familia extendida ni apoyo. Vivíamos de cheque en cheque. Mi esposo tuvo que trabajar en varios trabajos para ganar lo suficiente para que sobreviviéramos.

En 2013 nació nuestro segunda hija. Tuve que trabajar como limpiadora hasta tres días antes del parto para pagar los miles de dólares que necesitábamos para pagar los costos del hospital. En el momento del nacimiento, el anestesiólogo se paró afuera de la puerta y se negó a entrar hasta que le pagáramos en efectivo. Ni siquiera nos dio un recibo.

Cuando mi esposo tuvo un accidente en el trabajo en 2013 mientras usaba una sierra circular, sus compañeros de trabajo quisieron llamar a una ambulancia pero él se negó a pesar de que casi pierde los dedos.

De camino al hospital en el taxi, tuvo que ignorar su dolor para concentrarse en qué decirles a los médicos. Si informaban sobre el accidente, podrían haber surgido preguntas sobre su estatus. Por eso dijo que estaba trabajando en un proyecto en su casa y pagó los costos del hospital a plazos durante más de un año.

No podíamos seguir viviendo así.

Nuestros hijos estaban creciendo y hacían más preguntas, como por qué no podíamos viajar a otros países. Es por eso que en 2016 iniciamos el único camino hacia la residencia permanente disponible para personas indocumentadas: la solicitud de razones humanitarias y compasión.

El proceso de solicitud fue aterrador. Tuvimos que salir a la luz ante los funcionarios de inmigración canadienses y ponernos un blanco en la espalda para la deportación mientras esperábamos una respuesta. Fue increíblemente costoso para nosotr@s, porque yo trabajaba como limpiadora a tiempo parcial y mi esposo trabajaba en la construcción. A amb@s nos pagaron por debajo de la mesa, por lo que juntar los casi $ 3,000 solo en tarifas de solicitud fue un desafío.

Las experiencias de Ortiz-Garza al acceder a la atención médica como persona indocumentada permanecen con ella hasta el día de hoy y alimentan su deseo de alzar la voz.

También se nos pidió que incluyéramos cartas de apoyo y teníamos que informar a amig@s y colegas sobre nuestro estatus. No sabíamos cómo reaccionarían a nuestra noticia. Es por eso que mi esposo y yo planeábamos estrategias sobre el “momento adecuado” para mencionarlo. Siempre fue una conversación incómoda, pero afortunadamente tod@s nos apoyaron.

Casi al mismo tiempo que solicité el estatus de residente permanente, sabía que tenía que hacer más, no solo por mis amig@s y familiares, sino también por el estimado medio millón de inmigrantes indocumentad@s en Canadá. Me uní a No One Is Illegal – Toronto, un grupo activista formado por personas como yo. Unos años más tarde, comencé a trabajar en la Alianza de Trabajadores Migrantes por un Cambio (Migrant Workers Alliance for Change).

Después de más documentos, fotos, exámenes médicos y huellas dactilares, finalmente fuimos aprobados. Tres años de miedo constante esperando una llamada o un rechazo. Trece años de ser indocumentada.

Me sentí tan aliviada y feliz cuando nuestras tarjetas de residente permanente (PR) finalmente llegaron por correo en 2019. Lo primero que hicimos fue decírselo a nuestro hijo de 11 años y a nuestra hija de seis años. Hasta entonces, les escondíamos que no teníamos papeles de inmigración. Eran muy jóvenes y habíamos vivido con el temor de que accidentalmente le dijeran a alguien que éramos indocumentad@s y sin darse cuenta pusieran en riesgo a nuestra familia. Fue una carga que me afectó mental, emocional y físicamente. Eran demasiado jóvenes para comprender el significado de esto, pero con el tiempo han llegado a apreciar los cambios en nuestras vidas, como cuando compramos nuestro primer automóvil o hicimos nuestro primer viaje fuera de Canadá.

Tener una tarjeta de residencia permanente también significaba que podíamos vivir sin miedo. Pensé en todos esos momentos en los que nos silenciaron, como cuando mi esposo resultó herido o me despidieron sin motivo por mi embarazo. Encendió un fuego dentro de mí, y la tarjeta de residencia permanente me dio el poder de hablar y luchar por la igualdad de derechos para tod@s. Quería apoyar a otr@s, como nuestr@s amig@s nos habían apoyado durante nuestro proceso de solicitud.

Aunque mi familia obtuvo la residencia permanente, muchas personas no pueden presentar una solicitud y más del 70 por ciento son rechazados.

Es por eso que la promesa de regularización del primer ministro Justin Trudeau en diciembre de 2021 fue tan significativa para personas como yo. La regularización no significa derechos especiales; significa vivir con dignidad. Significa entrar en un hospital o una escuela sin tener que susurrar que no tenemos estatus. Significa poder protegernos de un mal jefe como cualquier otra persona que viva aquí.

Ortiz-Garza, a la izquierda, participó en una manifestación que pedía igualdad de derechos y unidad familiar para migrantes, incluidas las personas indocumentadas, en febrero.

Tener el estatus de residente permanente ha cambiado mi vida. Estoy por terminar una licenciatura en Estudios Indígenas. En diciembre de 2022 viajamos por primera vez desde que llegamos a Canadá para ver y abrazar a familiares que nos habíamos acostumbrado a ver solo en una pantalla. Después de casi 17 años, mi esposo pudo abrazar a sus padres, hermanos, sobrinas y sobrinos. Visitó la tumba de su hermana; ella murió mientras éramos indocumentad@s en Canadá. Nunca tuvo la oportunidad de despedirse de ella, e ir a su tumba fue el cierre.

Tengo suerte, pero mucha gente no. Ha pasado más de un año desde la promesa de Trudeau, y todavía estamos esperando un programa de regularización que otorgue la residencia permanente a tod@s.

Escribir esto tan públicamente todavía no es fácil para mí. Tengo mi residencia permanente pero los años de vivir con miedo y en crisis no me han dejado. Pero debo hablar para que entienda cómo es para sus vecin@s y amig@s. Vivimos aquí y queremos vivir una vida digna e igualitaria y eso solo es posible cuando todos tenemos el estatus de residente permanente.

Articulo en Ingles.

Luisa Ortiz-Garza nació en la Ciudad de México y creció en Guadalajara, México. Emigró a Canadá en 2006. Ella y su pareja estuvieron indocumentad@s durante los primeros 13 años que vivieron en Canadá. Es madre, activista y organizadora con trabajadores migrantes.

Actualización para miembr@s de la Alianza de Trabajadores Migrantes por un Cambio: 19 de Marzo – ¿Qué sigue? –

El fin de semana pasado, migrantes y simpatizantes en todo Canadá tomaron acción  para obtener el estatus de Residencia Permanente para  Tod@s. Miembr@s de la Alianza de Trabajadores Migrantes por un Cambio (MWAC) se manifestaron en todas partes de Canadá. 

En Toronto, l@s miembr@s encabezaron una marcha de más de 1,200 personas y casi 100 personas asistieron a la acción que organizamos en las Cataratas de Niágara. En Montreal, miembr@s de MWAC se unieron a un campamento nocturno; también miembr@s de MWAC organizaron, hablaron y se unieron a acciones en Vancouver y Sudbury.

 En Ottawa, miembr@s de nuestra Alianza colocaron carteles el día 19 de marzo y en los días previos a la acción, también colocaron carteles en 8 oficinas del Miembr@s del Parlamento (MP) en Ontario.

 El pasado viernes, miembros y algun@s organizador@s de la Alianza de Trabajadores Migrantes por un Cambio (MWAC) se presentaron en una rueda de prensa que convoco el Ministro de Inmigración Sean Fraser e insistieron en que necesitamos Residencia Permanente  para Tod@s.

Mira este video de 50 segundos de nuestras acciones en todo el país.

 La oficina del Ministro de Immigracion respondió diciendo: “A medida que avancemos en nuestro trabajo en otros programas, continuaremos escuchando a expertos, así como a l@s trabajador@s indocumentad@s”. ¡Pero lo que necesitamos es acción! y depende de nosotr@s asegurarnos de que el gobierno actúe

En el 2023, trabajadores estudiantes migrantes ganaron otra extensión de permisos de trabajo para graduados de posgrado (Más información en ingles), si no hubiéramos ganado esta extensión  cientos de miles de estudiantes migrantes hubieran sido deportados. Migrantes que trabajan en el cuido de personas ganaron una reducción del tiempo de experiencia a la mitad para aplicar para Residencia Permanente: ahora solo necesitan 12 meses de experiencia en lugar de 24 meses (Más información en ingles) para solicitar Residencia Permanente. 

Cuando luchamos, y luchamos inteligentemente, ganamos. y lo que ganemos depende de cuánto poder tengamos. Hoy, usted es uno de los 264 miembr@s portadores de tarjetas de la Alianza de Trabajadores Migrantes por un Cambio. Imagínese lo que podemos hacer cuando seamos 2.000 o 20.000. 

Nuestra lucha en este momento es por la dignidad y derechos en el trabajo, la escuela, la vivienda y la atención médica; y sólo habremos ganado cuando ganemos  el Estatus de Residente Permanente para Tod@s . Esto significa cosas diferentes para  miembr@s en diferentes sectores:

Tenemos solo unas pocas semanas hasta que el Parlamento se vaya de vacaciones el 30 de mayo, así que por favor sigan enviando correos electrónicos (Envíe un correo ahora) y haciendo llamadas telefónicas (Haga una llamada ahora puede dejar un mensaje en español) para mantener la presión.

Trabajador@s agrícolas: Estamos luchando por protecciones más fuertes de salud y seguridad en las granjas, invernaderos y viviendas dignas. Estamos recopilando fotos y videos para compartir nuestras historias y luchas en las redes sociales para educar a l@s canadienses. Los trabajadores agrícolas que decidieron quedarse y su permiso de trabajo esta vencido se estan centrando principalmente en la regularización para que tod@s podamos estar protegid@s y junto a nuestras familias. Envía un mensaje de texto al WhatsApp: 647-807-4722.

Trabajador@s en la industria de Mariscos: Estamos pidiendo a los migrantes en la industria de marisco que llenen esta encuesta para saber sobre sus prioridades y así para que junt@s podamos lanzar una campaña y solucionar los problemas que nos aquejan ¡Si trabajas en la industria del marisco llena esta encuesta ahora! WhatsApp 506-251-7467

Trabajador@s de la salud que están indocumentad@s: La regularización es nuestra lucha para obtener el estatus de residente permanente para las personas indocumentadas. Las personas indocumentadas somos l@s que no tenemos permisos válidos de estudio o trabajo; y/o que se enfrentan deportación. La mayor parte de nuestro trabajo en este momento se centra en esta campaña. 

Cuidador@s de personas: Estamos luchando para poner fin a la lista de espera; y eliminar los requisitos de cuota, educación e idioma para cuidador@s de personas y niñ@s. Pronto lanzaremos una encuesta para saber más sobre los problemas a los que se está enfrentado en su día a día y  luchar juntos en la búsqueda de  soluciones a estos problemas. Mientras tanto, nuestra próxima reunión de miembros en línea es el 28 de marzo a las 8 p.m., hora de Toronto. 

Equidad para estudiantes migrantes: Nos estamos uniendo con personas en nuestros campus, lugares de trabajo y comunidades en una campaña para ganar derechos y estatus para tod@s l@s estudiantes internacionales actuales y anteriores. Estamos reuniendo el apoyo de organizaciones para una agenda con demandas y pronto lanzaremos una encuesta:  En ingles MigrantWorkersAlliance.org/FairnessAgenda

¡Unid@s somos más fuertes!
Diana, Kit, Jhoey, Luisa, Sarom and Niger (MWAC  Equipo de Organizador@s)

Estuvimos en las noticias en todo el país.

Edmonton: CTV News

Vancouver: CTV News, Fairchild TV, Radio Canada

Toronto: City News, CBC News, Omni News, The Hoser, Ricochet, Canada info

Niagara: St Catharines Standard, Hamilton Spectator

Sudbury: CBC News, Timmins Times, Pipa News

Montréal: Le Devoir, Journal Métro, Canadian Press, Montreal Gazette, CTV News, La Presse  

¿Qué tenemos que hacer para ganar regularización? Reunión para inmigrantes indocumentados y simpatizantes

Acompáñenos en línea el miércoles 1 de marzo a las 7 p. m. (hora de Toronto) para una reunión abierta y anónima para inmigrantes indocumentad@s y simpatizantes de todo el país. Brindaremos una actualización sobre la campaña de regularización, responderemos todas sus preguntas y compartiremos lo que se debe hacer para que ganemos.

REGÍSTRESE AHORA MISMO para obtener el enlace de Zoom o revise esta página el 1 de marzo para conectarse. Tendremos interpretación simultánea en español e inglés.

Cuaderno de dibujos de niñ@s migrantes para #StatusForAll

Hemos creado un cuaderno de bocetos de dibujos evocadores de más de 100 hij@s de migrantes separad@s de sus familias durante décadas, y de aquell@s que temen la separación familiar debido a posibles deportaciones. Le instamos a que mire cuidadosamente los dibujos. Compártalo con su familia, amig@s y colegas. Imagina el amor que se puso en cada dibujo. Imagine los cumpleaños, los funerales, los aniversarios perdidos. Imagine el inmenso cambio que puede ayudar a crear cuando apoya la regularización de todas las personas indocumentadas y el estatus de residente permanente para tod@s l@s migrantes. Una sociedad justa sólo es posible con igualdad de derechos; y la igualdad de derechos solo es posible si todos tienen el mismo estatus migratorio. Agregue su nombre a nuestra petición en www.StatusForAll.ca

¿Permisos de trabajo abiertos familiares, para mi pareja e hij@s?

El ministro de Inmigración, Sean Fraser, acaba de anunciar un nuevo programa de permisos de trabajo para cónyuges e hijos en edad de trabajar a partir de enero de 2023. Pero se han anunciado muy pocos detalles. Agregue su información en esta página y vea el video a continuación. Le enviaremos los detalles por correo electrónico cuando el gobierno publique más información.

Migrant Farmworkers United Demand Permanent Status for All

In an open petition letter to the President of Mexico and Prime Minister of Canada, Mexican farmworker members of Migrant Workers Alliance for Change expose the reality of working and living in Canada and demand Permanent Status for All.​

Inspired by and united with Jamaican farmworker comrades, who wrote an open letter to their government in August, Mexican members write, “The billion-dollar agri-food industry depends on us, the workers. For more than half a century our well-being has not has not been thought of, and we are still treated as disposable objects”.

Migrant farmworker members invite political leaders “to be part of history and give us the respect we deserve […] and end this system of modern slavery.”

Among migrant farmworkers’ key demands outlined in the open letter: Permanent resident status to all upon arrival, including seasonal farm workers.

Do you agree? Sign below to add your voice!

Full letter written by Farmworkers:

To: Citizen President Andrés Manuel López Obrador and Prime Minister of Canada Justin Trudeau
Citizen President of the Republic of the United Mexican States
Andres Manuel Lopez Obrador and Prime Minister of Canada Justin Trudeau

Dear President and Prime Minister:

We are a group of Mexican agricultural workers and members of the Migrant Workers Alliance for a Change employed as migrant workers, many of us under the Seasonal Agricultural Worker Program in Canada. We have been working here for 2 to 20 years.

We want to tell you the truth about working on farms and food processing in Canada and share our demands for change. Thousands of united voices are rising from Canadian farms and we stand together with our colleagues from Guatemala, El Salvador, Honduras, Philippines, and Caribbean countries just to mention a few. We work in fields and food processing factories, in greenhouses, vineyards, and fisheries.

The billion-dollar agri-food industry depends on us, the workers. For more than half a century, our well-being has not been thought of, and we are still treated as disposable objects for employers. We sleep in bunk beds with bed bugs, in houses full of rats, sharing the bathroom with more than ten people, we have no privacy. We feel powerless arriving at a house without the warmth of our family, sad and alone, we feel a huge emptiness, we only see the tired faces of our coworkers. It is humiliating not being able to have a private call with our families, the bosses tell us that having privacy is not important. Many of us spend more than half the year separated from our families.

For decades many of our colleagues have lost their lives in Canada, many others have permanent damage to their health that they cannot afford. The abuse at work that we experience is inhumane, we have to endure shouting, racist comments, insults (like “eat sh*t”, “son of a b*tch”, “you’re a piece of sh*t”, “you’re useless”). The vast majority of the insults we receive are not in Spanish, but we know they insult us because they are screaming at us. They refer to us as if we were their property. They punish us by taking away days or hours of work if they think we don’t work fast enough, and when we don’t work we can’t send money to our families who depend on us.

It is dangerous for us to defend our rights. Employers threaten to fire us, deport us, and kick us out of the program. Without permanent status, employers have the power to get rid of us whenever they please as if they owned us.

When we talk to the consulate they tell us to listen to the employer, that we are here to work and if we do not like it we can go back to Mexico, that there are many people waiting to replace us. Temporary status makes it impossible for us to defend our rights.

President, you are responsible for our well-being, so we ask you to do the following:

– Pressure the Canadian government to implement and enforce National Housing Standards;
– Protect us at work by implementing an anonymous system for reporting abusive employers that won’t put our safety or jobs at risk. We ask you that when we make a complaint stand up and represent us;
– Facilitate and support us to get an open work permit so we can transfer to another farm, either during the season or before the start of each season;
– Ensuring job security and ending the practice of observations made by employers in our files that are not real, this often results in the expulsion of workers from the program without the possibility of appeal or transfer;
– Make sure that the Mexican consulates in Canada do their job to see to the welfare of Mexican workers abroad, that the consuls have contact with us, not with the employers, create a commission of migrant workers that evaluate the work of the consulate because nobody supervises them, they can do what they want with us,
– Allow us to represent ourselves and our interests in contract negotiations;
Provide more education about the contracts we sign, what our rights are in Canada, and support us in accessing and enforcing our rights;
– Allow access to benefits that we pay through deductions and taxes, such as: regular unemployment insurance benefits, parental benefits as was the case before the amendment to the law in 2012, full pension and survivor benefits to our families in case of death, child tax benefits that any Canadian citizen can obtain and for that reason;
– Call on the Canadian government to grant permanent resident status to all upon arrival, including seasonal farm workers.

As agricultural workers in Canada we experience abuses, unjustified dismissals, deportations, mistreatment and above all intimidation, because without permanent status in Canada we have to endure all of the above with the vague hope that next year we will return. Everything mentioned is a system of exploitation, in which the Canadian and Mexican governments take part by ignoring complaints, actively participating in deportations, and giving more power to employers than to workers.

We know our fellow Mexicans in other industries, like construction and warehouse workers, cleaners, international students, and undocumented workers are also facing injustice and are denied equal rights. We all need permanent resident status for all to protect ourselves and live with dignity.

We invite you to be part of history and give us the respect we deserve both in Canada and in Mexico and to end this system of modern day slavery.

Att: Written and signed by Agricultural workers and Migrants members of MWAC

Miriam, Victor, Oscar, Blanca, Gabriel C., Esteban, Maximino, Humberto, Hernandez, Pablo, Esteban, Victor R., Octavio, Jorge, Ines, Bibiano, Gabriel, Byron, Juan, Prisciliano, Moises, Cruz, Carlos, Leonel, Samuel, Refugio, Samuel